Adorador de San la Muerte, condenado a prisión por abusar de una niña

anuncio

[adrotate group="1"]

Un hombre fue condenado a 12 años de prisión de efectivo cumplimiento por abusar sexualmente de una nena. 

La víctima es una niña menor de edad que fue abusada por la pareja de su madre. Los abusos ocurrieron durante varios meses en el domicilio donde vivían cuando la madre de la nena se ausentaba para ir a trabajar. Finalmente, cuando la mujer se enteró realizó la denuncia. En Cámara Gessell, la niña reveló que no había contado antes lo sucedido por miedo y por las amenazas que sufría por parte del hombre.

La investigación estuvo a cargo de la fiscal María Angélica Cárcano. El caso llegó a juicio oral y José Luis Pimienta (39) fue condenado a 12 años de prisión como autor del delito de “abuso sexual con acceso carnal agravado en perjuicio de una menor”.

Derrotero judicial

La fiscal María Angélica Carcano, a cargo de la investigación, pidió que Pimienta quede detenido. El Tribunal que impuso pena, integrado con los jueces Marcelo Orlando, Patricia Asaro y Daniel Yangüela, resolvió, por mayoría, dar intervención a otros dos magistrados. Pero las juezas Patricia Reyes y Marcela Pérez no aceptaron la competencia atribuida. Y el caso llegó hasta el Superior Tribunal de Justicia, que finalmente devolvió el expediente a la Oficina Judicial para que otorgue intervención al juez penal de turno para resolver la detención. Finalmente, a dos semanas del pedido de la fiscal, Pimienta fue detenido la noche del miércoles en Puerto Madryn.

La defensora pública María Angélica Leyba apeló la detención y también recusó a la jueza Patricia Reyes. Finalmente, la tarde del viernes, las juezas Marcela Pérez y Yamila Flores confirmaron la detención.

“Fue un derrotero judicial. Desde que pedimos la confirmación de su detención, una vez conocida la confirmación de la pena a 12 años de cárcel, hasta que finalmente se lo detuvo pasaron dos semanas y el caso lo revisaron 10 jueces. Ahora con la detención y la confirmación se le lleva un poco de tranquilidad a las víctimas”, explicó la fiscal Cárcano.