La crisis sin fin en Chubut

anuncio

[adrotate group="1"]

 

El diputado provincial de Chubut Somos Todos, Jerónimo García descolocó a más de uno al manifestar públicamente que “para nada” comparte las políticas del gobernador del Chubut, Mariano Arcioni.

Y además dejó bien en claro que “cuando y fui ministro Coordinador e integré el equipo del gobernador, Mario Das Neves, pagábamos en tiempo y forma los sueldos  de los trabajadores”.

Estas palabras de García han provocado un quiebre en las relaciones que hasta hace horas estaban ocultas para el resto de la sociedad chubutense.

Desde el gobierno decidieron usar la imagen del secretario  de Seguridad, Federico Massoni para que le conteste al diputado y hasta el propio intendente de Puerto Madryn se metió en el medio tratando de calamar las aguas. Pero sin éxito.

Es más, la “metida” del intendente de la ciudad del golfo provocó fuertes diferencias y posiblemente su deseo de llegar a Fontana 50 será muy complicado, antes tendrá que aclarar algunos puntos como su necesidad de contar con los servicios de ex buzzistas que pasaron por los pasillos judiciales en su equipo de campaña.

 

 

 

Tiempo de retiros

Dentro del caótico panorama por el que atraviesa la provincia del Chubut, el gobierno ya tiene preparado un nuevo Decreto que apuntaría a desarrollar el retiro voluntario  de aquellos trabajadores estatales a los que le falten tres años para su jubilación lo que le ahorraría al Estado cerca de cinco millones de pesos, según aseguran en Fontana 50.

También está en estudio el avance de reducción del sesenta por ciento de los contratados y el cierre definitivo por un año “de cualquier tipo de ingresos desde este 31 de marzo a la administración pública. Que quede claro, es la palabra del señor gobernador”, dijo una profesional en la materia que realiza tareas en el área de personal público.

Sin soluciones

Hasta el presente en el horizonte de la provincia no hay esperanza de soluciones concretas y la incertidumbre crece día a día.  Apenas un “tapón” para tratar de cerrar la crisis de la obra social SEROS depositando el pago atrasado de diciembre de 2017 a los médicos para poder aguantar, aunque sea por un mes más, las prestaciones.

La bronca social que reúne a docentes, empleados de todos los sectores y que el propio Arcioni les pidió disculpas y un poco de paciencia. Realmente la película la está mirando cambiada el primer mandatario provincial. Y lo peor, no tiene explicaciones para el pueblo que al recibir su pago de sueldo desdoblado tiene que enfrentar las deudas con fuertes intereses. Porque por lo menos, como dice la mayoría “podría haber levantado el teléfono y hablar con responsables de tarjetas de créditos, de prestamos  de pago de cuotas de autos e informarles que la crisis nos aplasta por unos meses más. Ni eso sabe hacer”, dijo un trabajador estatal con veinte años de antigüedad.

El año 2018 no podría haber avanzado de la peor manera y el gobierno provincial es un mar de desilusiones con una fuerte correntada por el momento. Esperemos que no se transforme en tsunami.