Madryn

Menna participó de la inauguración de nuevas obras en el aeropuerto de Comodoro: Nación invirtió más de 1.000 millones de pesos

Fue este jueves, en un acto que encabezó el ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, junto a otras autoridades locales y provinciales. El diputado nacional y candidato a gobernador por Cambia Chubut resaltó que “estas obras se hacen, son de muy buena calidad, y no tienen ningún señalamiento de sobreprecios ni corrupción”. Sumada a la inversión de la primera etapa, habilitada el año pasado, se trata de 2.500 millones de pesos.

El diputado nacional y candidato a gobernador por Cambia Chubut, Gustavo Menna, participó este jueves de la inauguración de la segunda etapa de la ampliación del aeropuerto de Comodoro Rivadavia junto al ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, y otras autoridades locales, provinciales y nacionales.

En este contexto Menna destacó que en la gestión de Dietrich en Transporte “las obras se hacen, son de muy buena calidad, y no tienen ningún señalamiento de sobreprecios ni corrupción”, y puso como ejemplo la ampliación del puerto también en Comodoro Rivadavia.

También mencionó en este sentido otras obras hechas por Nación en Chubut, como el gasoducto cordillerano, que “el exministro De Vido firmó tres veces y no se hizo nunca”. Ahora “muchos vecinos que no se podían conectar al gas lo están haciendo y lo pudieron hacer, en un sistema que tiene capacidad para 24.000 conexiones domiciliarias, casi tres veces lo que quedaba satisfecho como demanda”. 

En cuanto al aeropuerto de Comodoro, desde Nación se destacó que las obras se llevaron adelante luego de 42 años en los cuales no se habían hecho nunca inversiones de este tipo para mejorar la capacidad del aeropuerto y la experiencia de viaje de los 700.000 pasajeros que lo visitan por año. De hecho, durante 2018 pasaron 680.029 pasajeros, un 10% más que en 2017.

La nueva terminal tiene una superficie total de 8.400 metros cuadrados conformados por subsuelo, planta baja, planta alta, sala y edificio técnico. Además de 514 metros cuadrados de edificios anexos con pórtico de acceso y puesto fijo.

Inversión

“Es una obra de más de 2.500 millones de pesos en total, entre las dos etapas, que se concretó en tiempo y forma en un marco de transparencia y su primera etapa se inauguró hace exactamente un año”, dijo Menna en alusión a la habilitación de las primeras obras de refacción el 23 de abril de 2018.

“Es el único aeropuerto de la Argentina ecológicamente sustentable, una obra de primerísimo nivel”, enfatizó.

Explicó que “se trabajó la primera mitad de la obra sin interrumpir el funcionamiento del aeropuerto, y funcionó la vieja terminal. Luego se demolió la estación vieja, y se trabajó sobre esa otra mitad. Eso ha quedado terminado”.

Precisó que la obra incluye “tres plantas, con subsuelo, planta baja y primer piso, todo vidriado, con dos mangas, se trabajó en el estacionamiento que se más que duplicó, y además todo el pórtico de acceso”. Agregó que ahora “se está trabajando en la pista de aterrizaje. Como la de Trelew, se va a poner a nuevo, sin interrumpir tampoco las operaciones”.

“Es una obra de gran nivel que le da a Comodoro un aeropuerto acorde a lo que es como ciudad, como región”, indicó y añadió que se suma a otras obras como el Aeropuerto de Esquel, el Muelle Pesquero de Comodoro, la ampliación del muelle Storni y las rutas nacionales.

Cambios profundos

El ministro Dietrich, en el discurso inaugural indicó que “en Argentina se están produciendo cambios muy profundos. Después de 45 años, estamos inaugurando un nuevo aeropuerto con tecnología ambiental, el primero en el país, que hace que consuma menos y se haya construido con materiales de la zona. Tiene mucha sustentabilidad energética que lo hace uno de los primeros en Latinoamérica”.

Remarcó que el cambio profundo se da en que “a pesar de los espacios políticos distintos que tenemos con el gobernador, estamos inaugurando juntos este Aeropuerto. Hace algunos años atrás, cuando al Gobierno Nacional no le gustaba lo que decía un gobernador frenaba las obras. Esto pasó acá en esta provincia en el 2011 cuando Mario Das Neves criticó al kirchnerismo, el Gobierno Nacional paró las obras, por ejemplo, del puerto de Comodoro.  No es que había problemas financieros, con el proyecto o con la empresa. Fue venganza. Venganza hacia los chubutenses. Esa obra quedó parada sin terminar, y después hubo un accidente de un barco pesquero donde se cayó el muelle y se perdió lo invertido. Cuando Mauricio Macri llegó al Gobierno, lo primero que le planteó Mario Das Neves como gobernador y Arcioni como vice, fue el reinicio de esa obra. Y es la primera obra que terminamos”, subrayó y añadió que “no queremos que nunca más un Gobierno Nacional ponga de rehén a los chubutenses”.

En este sentido recordó que el Gobierno Nacional realizó otras obras: la pista del aeropuerto de Trelew, en los muelles de Madryn, pavimentación Ruta 40, Ruta 26, Ruta 25, 3 y la doble trocha Trelew Madryn “que tiene una gran historia de corrupción” destacó Dietrich.

Resaltó que la obra del aeropuerto de Comodoro se realizó en dos años y medio.

Precisó que “entre el 2006 y el 2015 se invirtió, a valores de hoy, $70 millones. Entre el 2016 y 2019 se están invirtiendo $2.500 millones, porque no es sólo el aeropuerto, es la pista, la plataforma y la tecnología, que se cambia totalmente, el estacionamiento que se duplica, la torre de control, el confort para el pasajero”.

Finalmente expresó el ministro de Transporte que “por todo esto, yo no tengo duda que estamos realizando cambios profundos que incluyen una tarea a fondo contra la corrupción, que nos permite que hagamos obras”.

Las obras

Para esta segunda etapa inaugurada este jueves se demolió la vieja terminal para dar paso a la ampliación final del aeropuerto. Esas obras incluyeron la ampliación del hall público en la planta baja, con un nuevo acceso y nuevos locales comerciales, aumentando la oferta de servicios. También, la ampliación del estacionamiento, que pasó de una capacidad de 240 vehículos a 560.

En la primera etapa, hace un año, se había inaugurado el nuevo hall de partidas, con la habilitación de 10 nuevos mostradores de check in. Además, en la planta alta se puso en funcionamiento parte del nuevo sector de pre embarque con una superficie de 1.000 metros cuadrados con dos puertas y una nueva manga que facilitó el acceso de los pasajeros a los aviones.

Como parte de esa primera etapa, también se construyó el nuevo edificio técnico y un puesto de control de acceso a la plataforma que incrementó la seguridad operativa del aeropuerto.

Luego en la etapa 2, que se inauguró este jueves, se sumaron dos puestos más de check in, se renovó el sector gastronómico y se incorporó un nuevo hall de arribos con dos nuevas cintas de equipaje.

Además, se construyó un patio de valijas con una nueva cinta de equipaje y se incorporó un nuevo sector de control de Aduana, Migraciones y Senasa, con sus oficinas operativas. Se sumaron 520 metros cuadrados a la sala de embarque completando un total de cuatro puertas, lo que ahora permite manejar de forma simultánea los vuelos de cabotaje e internacionales.

En resumen, la nueva terminal tiene: 12 puestos de check in (antes de la obra: 8 puestos); 2 mangas (antes de la obra: 1 manga); 4 puertas de embarque (antes de la obra: 2 puertas); 3 cintas de equipaje en arribos (antes de la obra: una cinta); 560 puestos de parking (antes de la obra: 240 puestos de parking); 2 cabinas de cobro y nuevos carriles en el acceso (antes de la obra: una cabina de cobro y un sólo carril).

Las obras no afectaron las operaciones, que estuvieron garantizadas durante todas las intervenciones.

Próximamente se comenzará con la obra de la Torre de Control, que se extenderá por 1 año y 4 meses aproximadamente.

El primer aeropuerto ecológico

Como dato relevante y novedoso, se trata del primer aeropuerto 100% sustentable de la Argentina y cuenta con certificación mundial LEED (Leadership in Energy and Environmental Design), que establece normas de construcción que priorizan la utilización de materiales de la zona, el uso responsable de la energía y de los recursos naturales. Utiliza un 25% menos de energía que un aeropuerto tradicional.

La obra fue auditada periódicamente por USGBC (United States Green Building Council), la organización que entrega la certificación LEED, que acompañó todo el proceso de edificación para otorgar la certificación “Gold” al aeropuerto, una de las más altas que otorga esa organización.