Info General

SALVAREZZA: PAMPA AZUL Y EL SATÉLITE SAOCOM «RETOMAN LA SOBERANÍA DESDE LA CIENCIA»

Desde el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación han retomado dos iniciativas postergadas durante la gestión anterior que reivindican desde la ciencia sendas políticas de Estado, tanto en el espacio como en los mares.

Por Guillermo Lipis

El relanzamiento de la iniciativa Pampa Azul, para la investigación de los espacios marítimos, y la próxima puesta en órbita del nuevo satélite de observación argentino SAOCOM 1B son dos iniciativas del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación que retoman, desde la ciencia, «temas de soberanía relegados y muy importantes», dijo el ministro Roberto Salvarezza.

Consultado sobre qué destacaría del proyecto Pampa Azul, el ministro recordó que «cuando Cristina (Fernández de Kirchner) anunció esta iniciativa, el 21 de abril de 2014, dijo que pensaba en un proyecto de 10 años en una política de Estado con dos objetivos: que Argentina mirara al mar desde el conocimiento, y como un lugar de actividad económica, ya que sólo el 1,5% del PBI proviene de la actividad pesquera».

«Y el otro tema era el de la soberanía en el Atlántico sur», completó.

Al respecto, Salvarezza consideró que «los cuatro años de Macri fueron un retroceso en ambos sentidos porque la investigación científica fue desfinanciada y maltratada. Y desde la soberanía también se produjeron retrocesos como los acuerdos suscriptos con el Reino Unido sobre pesca en torno a Malvinas, y la concesión de sectores para explotación petrolífera».

«Hoy volvemos a priorizar la soberanía en el Atlántico Sur y, en ese marco también está la pesca ilegal, el ingreso de buques a la zona marítima argentina que depredan y regresan a aguas internacionales», agregó.

Los lineamientos de Pampa Azul son establecidos por un Comité integrado por representantes de Ciencia, Tecnología e Innovación; Relaciones Exteriores; Agricultura, Ganadería, y Pesca; Turismo y Deportes; Defensa; Seguridad; y de Ambiente.

Este Comité diseña e implementa el plan estratégico sobre tres ejes: la generación de conocimiento científico para la preservación y el manejo sustentable de los bienes naturales marinos; el impulso de nuevas tecnologías que contribuyan al fortalecimiento de las industrias vinculadas al mar, las regiones marítimas y la promoción de una mayor toma de conciencia sobre el patrimonio marítimo y su uso responsable.

Pampa Azul busca «fortalecer, modernizar y expandir las infraestructuras de investigación; impulsar tecnologías para la exploración y explotación de los recursos marinos; promover la innovación productiva en el sector; generar conocimiento para la conservación y manejo de los bienes naturales marinos y formar recursos humanos en ciencias y tecnologías afines», se informó oportunamente.

Al respecto, Salvarezza agregó que buscan «generar más investigación y conocimiento, por ejemplo, a través de los buques argentinos que, lamentablemente, están en estado de abandono».

Y detalló que «el barco emblemático del Conicet, Puerto Deseado, está en el puerto de Mar del Plata sin navegar por su deterioro. Y el Austral, otro de los buques, necesita reparación. Las primeras acciones de Pampa Azul serán reforzar las plataformas de investigación y aportar mayores centros de investigación del mar».

Al respecto, explicó que ya están trabajando en el armado de «dos centros interinstitucionales de investigación en áreas marinas en Ushuaia y en Mar del Plata».

«Están bastante avanzados y cuentan con financiamiento», dijo, y consideró que en el 2021 estarán trabajando en las nuevas instalaciones que se sumarán a las existentes en Puerto Madryn y San Antonio Oeste.

«Además de preservar la riqueza de nuestro mar, estos centros apuntalarán el impulso económico porque cuando se estudia el océano se obtienen datos sobre salinidad o temperatura, pero además se detecta la presencia de especies marinas importantes desde lo económico».

Toda esta información, agregó, se realizará junto al Inidep (Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero), del Ministerio de Agricultura, que realiza la investigación en pesca, y biólogos del Conicet.

Respecto al satélite SAOCOM 1B, que tiene fecha prevista de lanzamiento el 25 de julio, su puesta en órbita debió ser pospuesta por el aislamiento dispuesto ante la pandemia de coronavirus.

La delegación argentina que viajó a Estados Unidos ya está de nuevo en ese país, este domingo concluye su cuarentena de 14 días y el lunes comienza las tareas de la nueva cuenta regresiva.

«El SAOCOM 1B tiene dos efectos importantes. Es un satélite que observa a través de un radar que obtiene imágenes de muy buena calidad e información sobre los niveles de agua del suelo, fundamental para el agro», explicó Salvarezza a Télam.

«Y además permitirá obtener información sobre la presencia de buques en zonas de jurisdicción argentina, que pueden ser invadidas por barcos que pescan ilegalmente», agregó.

El satélite apunta al tema productivo del agro y, en el caso del mar, ayudará en la defensa de la soberanía y el resguardo de los recursos pesqueros.

Salvarezza afirmó que «en lo que se refiere a los radares, la producción es nacional. Fue desarrollado entre 80 empresas e instituciones y unas 900 personas trabajaron sobre el satélite en un proyecto liderado por la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE)».

Argentina está a la par de la Unión Europea y Japón, «nuestro país maneja todo el tema radares al más alto nivel y complejidad», completó.

Este domingo los técnicos terminan la cuarentena y retoman el camino de reorganizar el lanzamiento.

Salvarezza explicó que ahora «verificarán el estado del satélite».

El 30 de marzo la delegación tuvo que retornar desde Cabo Cañaveral por la pandemia porque no estaba garantizado el soporte técnico para el lanzamiento.

«El satélite quedó en un hangar, así que ahora hay que verificar que todo esté en orden para su puesta en órbita», dijo a Télam.

«Deberán verificar el estado de las baterías y revisar todo el resto. Si bien quedó a resguardo, requiere de un gran trabajo ponerlo en condiciones para el lanzamiento», dijo.

En Estados Unidos hay 18 técnicos argentinos, 12 del INVAP y 6 de la CONAE, entre ellos el director ejecutivo de ese organismo, Raúl Kulichevsky.

El SAOCOM fue especialmente diseñado para detectar la humedad del suelo y obtener información de la superficie terrestre en cualquier condición meteorológica y permite prevenir, monitorear, mitigar, evaluar catástrofes naturales o antrópicas, así como detectar buques en la zona soberana argentina del Océano Atlántico.

«El SAOCOM pone en marcha de nuevo el plan satelital argentino, y junto al proyecto Pampa Azul, retoman el tema de soberanía desde la ciencia», concluyó.