Madryn

Un ñoqui: Con otra receta, pero del mismo sabor

Sebastián Lew, un joven brillante de Cambiemos al mando de un proyecto fantasma que quedará en el olvido en la gestión de Macri.

La realidad es que nadie sabe dónde esta Lew y algunos se estarán preguntando quién es, este personaje que, por lo pronto mucho ha prometido pero nada ha hecho. Lo cierto es que cada vez que alguien habla del Proyecto Patagonia en la región, su nombre aparece en la conversación.

Sebastián nació en Sarmiento y fue criado en Comodoro Rivadavia que, con 43 años, dedicó los últimos 2 años al supuesto éxito, Proyecto Patagonia.

Mauricio Macri había anunciado inversiones por 304 mil millones de pesos para poner en marcha un programa similar al Plan Belgrano. Tal vez, coherentes con ese ensayo, la idea de implementar un programa parecido incluía también la vacuidad de sus proyectos, la falta de presupuesto, y toda la puesta en escena.

Lew, proveniente del ámbito privado y con experiencia de gestión en el BID, sería interlocutor con las provincias. El sueldo de Lew ronda los $ 200.000,00- mensuales, por lo que en los últimos dos años, nos costó casi cinco millones de pesos por pasear por toda la Patagonia y tuitear sobre proyectos extranjeros, que nunca tuvo

Dentro de las funciones asignadas al flamante funcionario, se detallan entre otras:

· Coordinar y articular la gestión de los organismos públicos, los gobiernos subnacionales y demás actores intervinientes para la priorización, planificación, e implementación de los proyectos a desarrollarse, promoviendo el diálogo y la colaboración.

· Elaborar diagnósticos de la situación a nivel regional, que permitan identificar las necesidades y demandas de infraestructura, articulando los proyectos para satisfacerlas con el objeto de mejorar el desarrollo integral de la Patagonia.

· Asistir en la coordinación de proyectos para promover inversiones tendientes a un mejor posicionamiento turístico de la región.

Poco de todo lo enunciado puede dar cuenta Lew. Esto parece haber sencillamente una beca para este “joven brillante”, puesto que su “gestión” poco ha demostrado de dar cumplimiento con esas funciones, y ni hablemos de resultados.

¿Dónde está Sebastian Lew? Ya sabemos que no ha hecho mucho durante estos años y no creo que alguien quiera encontrarlo ahora.